miércoles, 11 de septiembre de 2013

ESTO ES UNA DENUNCIA - VILLA ELISA - 11-09-2013

Villa Elisa, 10 de septiembre de 2013.

Vivimos en un Estado de derecho. Esto significa que yo, usted, sus hijos y todas las personas que habitamos el territorio de este bendito país somos titulares de derechos, y eso nos obliga a ejercerlos ya que un derecho que no se ejerce no es un derecho. Hace poco nos vimos convocados a ejercer un derecho político, como lo es ir a votar, y diariamente ejercemos el derecho a trabajar, a opinar libremente, a reunirnos, a informarnos, a profesar la religión que más nos guste, etc.
Esas cosas, tan cotidianas, están respaldadas en leyes. Pero no estamos acostumbrados a revisar nuestra posición, y menos a ver qué mecanismos tenemos a mano para hacer los reclamos cuando alguno de esos derechos son vulnerados o no respetados.
Me sucedió hoy que fui a consulta médica con un especialista en un conocidísimo lugar de consultorios médicos de la ciudad de Villa Elisa. Fui con la orden de la obra social que tengo (la obra social de la Provincia de Entre Ríos, IOSPER) donde consta claramente el co-seguro que debe abonar el afiliado al médico.
El sistema de la obra social emite las órdenes con los costos actualizados, costos que cada médico ACEPTÓ como retribución de su acto médico. Al final de la orden, de esas que se autogestionan por internet, no las que dan en la oficina, se puede ver una leyenda para el usuario que le indica que no debe abonar más que lo que allí figura, y otra para el médico donde lo insta a cumplir con el convenio suscripto entre FEMER (Federación Médica de Entre Ríos) y el IOSPER, al cual el médico adhirió. En caso de solicitar una suma que exceda la antes mencionada se le considera en incumplimiento grave del convenio y pasible de las sanciones allí descritas.
Me paso ahora al otro lado del mostrador (soy prestadora de servicios a obras sociales yo misma) y les puedo contar que el colegio de profesionales al cual pertenezco, y la FEMER en caso de médicos, se encarga de negociar con las obras sociales el arancel que pagarán por cada prestación (consulta, estudios, etc.). Yo acuerdo como prestadora entonces recibir x cantidad de dinero por x prestación.
Algunas obras sociales “comparten” el costo con sus afiliados, y ahí entra en juego el co-seguro: a mi me paga una parte el paciente, y la obra social me paga la otra parte. A 60 días hábiles, poco, irrisoria suma, insuficiente, todo eso es discutible, pero uno ACEPTA esas reglas al decidir ser prestador de obras sociales. Entonces el médico acuerda atender en un determinado departamento (y no en otros) a afiliados de esa obra social. En mi caso los convenios son en toda la provincia, por ello no importa la localidad.
Vuelvo a la anécdota. Me dirijo entonces a la consulta y después de que me examina y pide estudios, le digo al médico que no voy a abonar una suma superior a la que dice allí, en clara defensa de mis derechos de consumidora del servicio de salud ante la vieja y sistemática estafa. El médico insiste en que él cobra “la orden y 35 pesos” cuando en la orden dice 25.
Vuelvo a lugar a llevar la orden (ya que me había confundido el nombre del médico) y me acerco a la empleada de los Consultorios a entregarle el papel y abonar el co-seguro. Le muestro qué debo abonar y entonces la secretaria me dice que el médico no me va a atender más así que me sugiere que no pida turnos ni aquí ni en Colón. Y que el médico acepta que le pague el co-seguro indicado en la orden pero que yo debía pagarle a ella una suma de dinero que es su ganancia.
Esto les pasa día a día a todo el que va a esos consultorios, a sanatorios, a clínicas, a diversos lugares. A vos, a tu mamá, a tus abuelos, a tus hijos. Terminamos pagando a la obra social, al médico y a los Consultorios o clínicas. Yo me aburrí de pagar, como esta vez, un 120% más por sobre lo que debía pagar (¿qué guita alcanza si cualquiera te cobra lo que quiere?)
Por supuesto hay médicos y prestadores de salud que tenemos ética profesional y respetamos los convenios a los que adherimos. Usted, como paciente, ¿cree realmente que una persona que no tiene problemas en estafarlo lo trata dignamente?
Hagamos valer nuestros derechos. Costaron sangre, literalmente, a muchas personas. Y después no digas que no te avisé.
Valentina Paván

DNI29.795.069